Bienvenidos a El Quinto Elemento

REVISIÓN | NADA CRECE A LA SOMBRA ¿O SI?

por Fernando Richieri a.k.a MC Gusto desde la celda CB4

Rosas creciendo en el desierto

Durante el año pasado me llegó varias veces a mis oidos por boca de sus talleristas (César Gamboa y Santi Mostaffa) lo que se estaba generando con el proyecto Nada Crece A La Sombra. Al principio me pareció un taller igual de importante como tantos otros que se están llevando a cabo en torno al Hip Hop. Pero este taller era especial, sus participantes estaban privados de libertad, privados de expresión, llegaban al taller en grilletes y esposas… y tal vez, tan solo tal vez, esa imágen, evidencia de forma clara porque se llama así el proyecto.
A pesar de las limitaciones, el arte, el compromiso y el amor son piezas fundamentales en la construcción del ser humano y son capaces de hacer crecer algo, brutalmente y honestamente hermoso desde las sombras. Grupos de seres humanos ayudando a otro grupo de seres humanos, así de sencilla es la ecuación. Atrás hay o no hay politiquerías, tejes y manejes, pero poco importaría si así fuese, lo que se produce no sabe de colores, ni de agendas, son vidas que cambian desde el esfuerzo propio y no asistencialista. La esencia del rap se manifiesta en su forma original, llega adonde no existía y provoca cambios. En su camino cosecha versos crudos, honestos, entrañables, que exudan la necesidad de decirlos, de largarlos, de soltarlos al viento, son como rosas creciendo en el desierto…

 

Ventanas sin barrotes

Todo podría haber quedado en la intimidad de los involucrados, en esas dos horas de taller o en el corazón de cada uno. Pero este proyecto quiere más, siempre quizo más. La participación de menores reclusos integrantes del taller en un escenario como el teatro Solís el año pasado(*) así lo demostró, al igual que el lanzamiento que hoy nos convoca. Es el fruto de ocho meses de trabajo, de sortear dificultades, de integración, de crear algo de la nada y comprobar nuevamente que los cambios reales se hacen “en la cancha”. Son experiencias que te marcan la vida, como dijo recientemente Sapo Gamboa en una entrevista “… como herramienta de comunicación (el rap) es muy importante, y si se le puede devolver algo al rap de lo que nos dio el a nosotros, creo que está muy bueno…”.

Un plantel de músicos de primer nivel dentro del rap uruguayo, con nombres como Sapo Gamboa (Contra Las Cuerdas), Davich (Latejapride*), Santi Mostaffa, DJ Lvzy, Santi BM, Maik Soul, Farath Beats (Dostrescinco) o DJ RC entre otros, aportaron su experiencia y su conocimiento para que suceda, descargando su batería de ritmos variados, que van desde el boom bap hardcore, el candombe-rap, pasando por el trap, reggae y hasta en clave chill solsito.

Recibiéndolos estaban los reclusos de los centros Belloni y Cerrito del INISA. Juntos lograron sacar uno de los trabajos mas entrañables, sorprendentes y directos del rap uruguayo desde que tengo memoria. Un disco que representa de forma directa realidades escritas por los propios protagonistas de un contexto de marginación altísimo, como lo es en este caso cualquier centro penitenciario de este país. Los versos desprenden esa simpleza cruda, nos muestran una realidad que nunca habia tenido representación de esta forma, la voz de los sin voz, nos hablan de sueños y penas, de vidas estigmatizadas, con rimas de esperanza, rimas desde el calabozo, que se escapan por una ventana sin barrotes.

Sensibilidad sobre calidad a.k.a Mind Over Matter

Farath lo pone “al punto crudo” y el 4×4 de casi una decena de reclusos/MCs con el que arranca el disco nos trae un crisol de voces, tonos, viajes personales y cadencias que nos pone la piel erizada. Es que un disco de rap siempre arranca así con “tutti”, claro, en este en especial, estamos hablando de sensibilidad sobre calidad, que importó si la rima entró apurada o si el tono decae, la implicación social y personal del mensaje es apabullante.
Practicamente cada track nos trae un viaje diferente, nos encontramos con tracks como Eliizabeth donde el amor de Elbio Martinez se escapa entre los barrotes y vuela hasta la luna en buena compañia, o el más que recomendado El Amanecer donde el amor y la estigmatización social de la delincuencia se encuentran.
La vida del barrio periferico te pega dos cachetazos en la cara con el trap llamado Suena (si, DJ Lvzy lo hizo de nuevo!) y el boom bap de Barrio Humilde, donde la pobreza se sobrevive y se rapea de forma cruda por Sergio Acosta en versos como “…Yo vengo de un barrio bravo/donde en las esquinas, se juntan todos los vagos/esta es la pobreza donde yo nací/donde día a día tengo que vivir, y sobrevivir”.
La vida en la carcel está fuertemente marcada por los códigos internos, por los vínculos que se mantienen con sus familias en el exterior y por los sueños de libertad como queda en claro con No Tiene Secretos, La Visita y Ya Voy A Salir De Acá. El tema oficial de Nada Crece A La Sombra pone un gran broche final a todo candombe a un disco con sabor fuerte, cargado. Donde cada track es una válvula de escape, un testimonio de un mundo invisible para muchos.

(*) presentación oficial en la sala Zavala Muniz del disco Al Sur De La Ciudad del grupo Contra Las Cuerdas.
DESCARGALO AQUÍ >> Nada Crece A La Sombra 320